La magia de los llanos orientales, especialmente el departamento del meta ha puesto en la tradición oral, gastronomía y folclor su carta de presentación ante el mundo, el joropo su máxima expresión ya es reconocida a nivel mundial y sus festividades vienen cargadas de polvo, aguardiente y música llanera.

La música llanera tiene representantes de muy alto nivel, que le han dado grandes satisfacciones al departamento del meta, y a través de ella se han enviado mensajes muy importantes para el desarrollo económico, social, cultural y turístico de esta región colombiana. El joropo ha tenido oportunidades de ser mezclado en la literatura, gastronomía y ahora también llevado a la pantalla chica con historias tradicionales convertidas en novela.

La música llanera ha inspirado escritores, mitos y leyendas que han permitido combinar la tradición con la fantasía, llevando a estos a convertirse en monstruos de fantasía en libros y poemas. La música llanera, es eso que hace arraigo en las personas que visitan el meta, un zapateo fuerte, el timbrar de los tiples, las bandolas y los cuatros hacen que vibren los corazones de quienes a grito entero entonan las letras que con orgullo cuentan historias de personajes fantásticos como la mama de uno, el hato de santa helena un poema convertido en música, la pelea entre florentino y el diablo y hombres que prometen fidelidad y respeto debajo de un sombrero.

No es nada fácil comparar un llanero de pata al suelo, más bien se cree que no hay como el llanero que se convierte en centauro y cabalga al horizonte buscando traer la comida a la región, donde de regreso nace el coleo y ahora americanos, mexicanos y todo macho del mundo del caballo y ganado desea demostrar su valor en un evento que reúne los más criollos y arrechos jinetes a punta de joropo, carne a la llanera y música que pone a reventar el corazón de todo aquel que entona una canción como llanero si soy llanero o el chino de los mandaos de dos grandes cantantes criollos como el Cholo Valderrama y Walter Silva quien ahora será quien rinde homenaje al maestro Miguel Angel Martin en el 50 Torneo Internacional del Joropo.

Para ver hasta donde ha llegado el joropo se puede ver protagonizar esta música en programas de televisión, grandes escenarios como los premios Gramy y sobre todo abrir un espacio a la teatralidad a  través del ya conocido nacionalmente zaperoco, un evento donde se unen el baila, las tradiciones, la literatura y la cultura llanera en un solo escenario con musicales como Perro viejo late echao, La vorágine entre otros que llenan teatros a nivel nacional y están a la altura grandes presentaciones del mundo.