Villavicencio, 9 noviembre de 2018.

En el municipio de Guasca, Cundinamarca y de cara a la continuidad del Proyecto Páramos, la reserva Jardín Colibrí, ubicada en la vereda el Santuario, realizó el registro como nueva reserva Natural de la Sociedad Civil en Colombia.

Este nuevo logro, se llevó a cabo gracias al acompañamiento y articulación entre el Parque Nacional Natural Chingaza y las oficinas de Turismo y Ambiente de la Alcaldía municipal en el marco del convenio interinstitucional 171 del 2017, en donde se han identificado iniciativas comunitarias de conservación por parte de propietarios de predios que de manera autónoma han trabajado en la preservación de la conectividad biológica de la mano con el fortalecimiento de actividades ecoturísticas, principalmente de turismo de naturaleza.

Para Parques Nacionales, la implementación de estrategias complementarias para la conservación de los ecosistemas presentes en la zona con función amortiguadora del Parque Nacional Natural Chingaza, es de vital importancia, razón por la cual, han fijado esfuerzos a través de la línea de ecoturismo para el registro de Reservas Naturales de la Sociedad Civil, con acciones conjuntas que permitan acercar a la comunidad y a las administraciones locales como aliados estratégicos para la disminución del impacto del ecoturismo y las presiones dentro del área protegida.

La reserva Jardín Colibrí, según su propietario, se consolida como una escuela de vida, una iniciativa de conservar lo rural y lo ancestral dentro de un espacio de unidad y conexión del factor humano con la tierra: “de a poco empezamos a sembrar semillas de pensamiento, de abundancia; y a construir una relación más íntima con el territorio y la comunidad (no solo comunidad humana sino planetaria, donde todo interviene), encontrando la forma de tejer proyectos sostenibles de diferentes maneras que incorporen el conocimiento de cada persona. No solo es un proyecto de influencia ecoturística, sino que concentra la unión de muchos factores: la naturaleza, la medicina, el conocimiento ancestral.”

Así mismo, se rescata la necesidad de fortalecer una red que permita incidir a nivel local en la creación de estrategias socio económicas y socio ambientales participativas, que son los ejes fundamentales del desarrollo natural de los territorios.

Cabe mencionar que para el Parque Nacional Natural Chingaza es muy importante continuar con el acompañamiento de estas iniciativas que no solo fortalecen los lazos del área protegida con las comunidades, sino incentivan la apropiación de las mismas por sus territorios y las convierten en principales aliadas para la conservación.