Desde Bogotá y luego de recorrer entre túneles y puentes la cordillera oriental, nos encontramos con ese increíble terreno llano, el mismo que nos da el gentilicio: #LLANEROS. ¡Aquí comienza la identidad llanera!

Somos la puerta de un paisaje espectacular, somos privilegiados porque somos piedemonte pero también #SomosLlano. Los garceros y morichales de Villavicencio, ubicados en las veredas, Apiay, El Cairo, La Llanerita y Pompeya, albergan chigüiros, babillas, corocoras, garzas, tortugas, guacharacas, micos, nutrias, osos, puerco espines, entre otras especies propias del llano, esto da cuenta de ¡Nuestra identidad llanera!

La deliciosa comida que preparamos, las hayacas a 1000 que venden en nuestras calles, los asados de carne en vara en nuestras casas, los asaderos de carne a la llanera, ubicados por toda la ciudad, los tungos, dulces y otros amasijos del Caudal y el río Ocoa, hasta los platos gourmet de bastimento y los hoteles que se han dedicado a explorar combinaciones de sabores tradicionales, dan cuenta de ¡Nuestra identidad llanera!.

Los eventos culturales infantiles y juveniles de llaneridad, como El San Pascual Bailón, del colegio (Juan Pablo Segundo), La Carmentea del Llano, del colegio (Miguel Ángel Martín), La Corocora del Llano, del colegio (Bachillerato Femenino) y el Cachirre de Oro del colegio (Guillermo Niño medina), el joropodromo del colegio Jorge Eliecer Gaitán, el joropodromo del colegio Luís Carlos Galán en ciudad porfía, entre otros. Así mismo como eventos institucionales que registran año tras año sendas participaciones de los niños y jóvenes de Villavicencio, entre ellos “Nuevos Valores del Folclor Llanero” y “Palante Talento Llanero”, ellos también hablan sobre ¡Nuestra identidad llanera!.

El TORNEO INTERNACIONAL DEL JOROPO, con 52 años de creación, es el evento más grande del folclor llanero en toda Colombia, ha permitido año tras año, una integración bondadosa con folcloristas Colombo-Venezolanos. Aquí se han gestado grandes proyectos para el fortalecimiento de la cultura de todo un llano, hablo del joropodromo de Villavicencio, Mundial de Coleo, Mundial de la Mujer Vaquera, entre otros, que han servido de modelo para ser replicados en otras partes de Colombia. Aquí se maximiza ¡Nuestra identidad llanera!.

Aquí se han catapultado las carreras folclóricas de las máximas estrellas del folclor llanero, que han encontrado en Villavicencio y todo el Meta, el mejor escenario para circular en diversos eventos y festivales. Aquí se impulsa ¡Nuestra identidad llanera!.

Aquí viven grandes folcloristas y afamadas familias llaneras, que han encontrado en esta tierra, la oportunidad para echar raíces, progresar y desarrollar sus actividades artísticas y económicas. Aquí se apoya ¡Nuestra identidad llanera!.

Recorrer las calles de Villavicencio, es encontrarnos con una apología al llano, a través de monumentos, murales y rincones, que nos hablan de ¡Nuestra identidad llanera!.

Las academias de música y danza llanera (ubicadas en todas las comunas de Villavicencio), que han dedicado su vida institucional a la educación folclórica, proyectando nuevas generaciones de folcloristas para el llano, dan cuenta de ¡Nuestra identidad llanera!

Parques Temáticos Públicos Y Privados Como Las Malocas, El Bioparque Los Ocarros, Tiuma Park, Campo Ecológico Gramalote, La Casa Del Joropo y Musicales Como Vive Zaperoco, dan cuenta de ¡Nuestra Identidad Llanera!

Los logo símbolos de múltiples empresas de la ciudad, así como los nombres que incluyen la palabra llano, u otros elementos representativos de la cultura llanera. Aceite del llano, Avellano, Arroz del llano, Llanocentro, Gaseosas del llano, Unillanos, Llanogas, bioagricola del llano, hotel del llano, los capachos, llaneros futbol club, Transportes Morichal, Rápido Los Centauros, Aguardiente Llanero, Corporación de abastos del llano, olímpico del llano, La voz del llano, Llano Siete días, entre muchas otras empresas, de tradición en la ciudad. Hablan empresarialmente de ¡Nuestra identidad llanera!

En nuestra ciudad existe una gran vocación equina, nos lo cuentan los ejemplares que divisamos en muchísimas fincas y pesebreras ubicadas en las veredas Vanguardia, Barcelona, Mesetas, vereda el Carmen, Apiay, Nueva Colombia, caños negros y en general en nuestra Villavicencio rural, en donde podemos divisar aun, gentes de a caballo. Mi abuelo Javier Rey, a principios del siglo pasado, se destacó por ser un gran talabartero de la ciudad. Así se vive ¡Nuestra identidad llanera!

Nuestra vocación ganadera, la encontramos en toda la zona rural e incluso en fincas que se conservan dentro de la urbe, un ejemplo en el hato La Rueda, ubicado al frente del hotel El Campanario o las fincas ubicadas abajo del río Ocoa, Vanguardia, El Cairo o el mismo Fondo ganadero del Meta (CATAMA). Vocación que se ha mantenido desde antes de los viajes de ganado, desde Arauca, Casanare y San Martín, para ceba y posterior despacho hacia Bogotá. Aquí está ¡Nuestra identidad llanera!

Aquí nació en 1934, el primer hombre que grabó la música llanera en Colombia y la compartió con un estilo sinigual por el mundo. El mismo Luís Ariel Rey, el hombre que dio vida a Ay Sisi, Carmentea, Guayabita verde, El Negrito José maría, y que a sus 19 años, ya representaba a todo un llano. Aquí está ¡Nuestra identidad llanera!

Una joven ciudad con 180 años, que ya tiene sus propios hijos, los #HIJOSDEVILLAVICENCIO, ya somos varias generaciones de Villavicenses, es más hace más de un siglo dejamos de llamarnos: “Pueblo de Colonos” o “Tierra de Todos”, “Tierra de Nadie”, como hace un tiempo escuche decir a un afamado periodista de la ciudad.

Esta es una tierra generosa y con las puertas abiertas para todo aquel que llega a echar raíz, progresar y vivir. No es una ciudad de colonos, #VillavicencioEsDeLosVillavicenses, o de todo aquel que sienta orgullo de ser su hijo adoptivo, o por lo menos así lo siento yo, que llevo mi ciudad y mi llano en el alma, en mi ADN y en mi acción.

Aquí conviven muchas familias criollas, que mantienen su tradición campesina, pese a encontrarse en una ciudad con más de medio millón de habitantes. También familias que poco o nada se identifican con este estilo de vida.

La sobada del cuajo, el rezo de la culebrilla, el compadre bototo pa los niños con hielo, la pasada de la cerca pal pujo, las manillas de azabache para el mal de ojo, son costumbres aún vigentes dentro de la ciudad.

Bienvenidos todos a nuestra tierra, entendiendo que aquí tenemos historia, lugares, personajes, gastronomía, cuentos, costumbres, tradiciones, eventos, fauna y flora, aspectos importantes para resaltar, conservar, identificar y reconocer.

Aquí se han impulsado leyes, acuerdos y ordenanzas para preservar la identidad llanera. Ley 1907 del 2018, que declara el 25 de julio como el día nacional de la cultura, tradición e identidad llanera, impulsado por la senadora Villavicense, Nohora Tovar, Acuerdo 015 del 2008, del Día de la llaneridad, impulsado por el Concejal Villavicense Hugo Leytón, se impulsó y apoyo, la declaratoria de los Cantos de trabajo e’llano como patrimonio cultural inmaterial de la humanidad, ante la UNESCO, se suscribió en el 2018 en Villavicencio, el pacto para la defensa paisajística de la Orinoquia, durante la apertura del simposio internacional Orinoquia Paisaje y Cultura Viva, el Pacto por la llaneridad, liderado por el colectivo de empresarios #SomosDelMeta #SomosLlaneros, o campañas como #YoComproLLanero, acciones y esfuerzos que dan cuenta del compromiso de Villavicencio y el Meta, con ¡Nuestra identidad llanera!.

Programas radiales como el Guachamaron, viajando por el llano, del llano para el mundo, A puerta e coso, revista artística, lo mejor de nuestro llano, entre otros; emisoras como La voz de la Esperanza, Suram Tv, dedicados exclusivamente a la promoción de nuestra cultura, dan cuenta de ¡Nuestra identidad llanera!

De otra parte, son miles de turistas que visitan nuestra ciudad cada año, lo hacen motivados también por esa llaneridad, que durante años esta ciudad y este departamento han cultivado. Tenemos una oportunidad única para posicionarnos como el mejor destino cultural de Colombia. Así que tenemos que seguir trabajando articuladamente entre el sector público y privado, para que estas y otras cualidades de Villavicencio, sean realmente una ventaja competitiva.

Villavicencio es la capital de la tierra llanera, es la puerta al paraíso, no se detenga y recorra los 313.500 km2, que le ofrece todo el llano Colombiano!

Gracias por leer hasta aquí y gracias a quienes me entusiasmaron a hacer este escrito, respetuoso y emotivo, sobre lo que veo y siento en mi #VillavitoDelAlma.

AMÉRICA REY

Foto: Federico Chaparro C. / Vereda La llanerita – Villavicencio.