Con el apoyo de Coormacarena y bajo la dirección de la fundación Omacha, los pescadores, motoristas y operadores de turismo del departamento del Meta, se busca la protección del delfín rosado del Amazonas, Manacacias, Guayabero y Orinoco, ríos en los cuales se conoce la existencia de las toninas, cetáceos que ahora son motivo de visita permanente por turistas nacionales y extranjeros.

Esta estrategia, adoptada mediante dos convenios; entre la fundación Omacha y Cormacarena, que tienen como fin la capacitación, guianza turística, manejo de la fauna silvestre y producción de una revista sobre el avistamiento de delfines de Rio en los llanos orientales, se pueda cuidar estos animales de su extinción y de igual forma se motive su protección y el avistamiento de una forma adecuada que genere recursos económicos, turísticos, sociales y sobre todo permita una segunda opción de trabajo en temporadas donde no hay pesca.

El motivo de estas capacitaciones y cursos sobre el manejo adecuado del delfin de rio, se basa en la primera investigación realizada por la fundación Omacha, donde daban cuenta de una gran mortandad de este cetáceo, por culpa de la pesca, pues los animalitos cuando veían las redes llenas de peces, buscaban también alimentarse y recibían golpes o hasta la muerte a manos de quienes trabajan esta labor. Omacha en su afán por la protección a las 46 toninas estadísticamente comprobadas en el Manacacias y muchas más en ríos como el Orinoco y las avistadas en el guayabero recientemente, busca el apoyo de cormacarena y establecen las buenas prácticas del avistamiento y el desarrollo de la revista que para muchos será un libro guía para la comercialización de este producto turístico.

Ahora estos pescadores y operadores de turismo de las diferentes regiones, dan cuenta de una herramienta profesional para su desarrollo operacional. Las toninas han sido motivo de visita por muchos extranjeros a estas tierras llanas y para satisfacción y expectativa de nuestra maravilla caño cristales, también fueron avistadas toninas en el Rio Guayabero.

Es por esta razón que todos y cada uno de los actores del turismo, la pesca y sobre todo las entidades ambientales y ONG´s se unen para la protección de uno de los mamíferos más famosos del mundo al lado de las ballenas y el manatí.  A futuro se espera poder preservar la vida de estos hermosos animales y hacer que de su protección nazca una cultura económica y turística rentable para quienes están a su al rededor, que de igual forma deberán convertirse en sus guardianes y protectores permanentes, pues el producto turístico diferenciado “avistamiento del delfín rosado” ya es una pregunta obligada por los extranjeros que vienen a los llanos orientales y sobre todo su costo relativo tiene que tener un alto grado de calidad para que el voz a voz de este producto coja mucha más fuerza para época de festivales por ejemplo en Pto Gaitán Meta y sea otro producto más que ofrecer en las temporadas de caño cristales en la Macarena.

Por su parte en el Orinoco y el Amazonas, que fue donde se inició la explotación turística de este mamífero, se reforzaran sus planes de protección, se hará cumplir la guia y sobre todo se buscara la promoción de este producto para sostenibilidad económica de los pescadores y operadores turísticos de estas regiones.